La moda de los vinos rosados provenzales se instala en España

/ por Marta Morales


Se estima que en este año la venta de rosados aumente tres puntos más que la de tintos o blancos

Los vinos rosados de color "pálido" o "provenzales" pisan fuerte en el mercado nacional tras consolidarse como una de las principales tendencias de consumo en países como Francia, EEUU, Alemania o Reino Unido y en algunos puntos de gran afluencia turística del Mediterráneo e Islas Baleares.

La Provenza francesa marcó el rumbo de la elaboración de este tipo de vinos -Domaines Ott o Miraval han sido modelos de referencia- que ya han replicado grupos como Pernod Ricard Bodegas, J.Chivite Family Estates, Habla, Ramón Bilbao, Rioja Vega, Muga, Barón de Ley, Codorníu, Bodegas Torres, Marqués de Murrieta ...

"El rosado en los últimos años está aumentando en mayor proporción su venta en España que los tintos o blancos", explican desde Roseatis, el único portal exclusivo de venta de vinos rosados de todo del mundo, que quiere aprovechar esta tendencia.

Se estima que en este año la venta de rosados aumente tres puntos más que la de tintos o blancos en nuestro país (7,7 % frente a un 4,7 %), según remarcan desde este portal especializado.

"En España estamos viviendo el inicio de lo que esperamos sea un auténtico boom de consumo de vinos rosados", avisan sus analistas.

España es el segundo país productor de vino rosado en el mundo, sólo por detrás de Francia, pero la mayor parte del rosado producido se dedica a la exportación, para satisfacer los mercados.

La auténtica referencia a nivel mundial, "el espejo donde todos se miran" en cuanto a la producción de vinos rosados es Francia y, en concreto, la Provenza marca la pauta, especifican estos expertos.

"Es cuestión de tiempo que el vino rosado se dispare en cuanto a consumo en España y, desde luego, el fenómeno del rosado está pisando fuerte en la alta restauración y en los centros turísticos principales del país", matizan, asimismo, desde Roseatis.

En su opinión, no será una moda pasajera: "Entre la gente joven se está viendo un creciente interés por el rosado, al ser un vino más fácil de tomar, más alegre y versátil".

Y, además, "el rosado marida con todo y es perfecto para tapear o para tomar una copa con amigos en cualquier terraza".

Por su parte, y de acuerdo con el club de vinos Vinoselección, en los últimos cinco años los rosados han experimentado "un gran cambio" y "ahora son vinos más pálidos, basados en la línea de vinos más ligeros y frutales con más alma de blanco que de tinto".

Este es un movimiento mundial, iniciado en la Provenza francesa, donde se empezaron a elaborar "vinos de poco color, más pálidos, delicados y sutiles", en contraposición a los rosados que tradicionalmente se venían haciendo en España, de más color y estructura, que se acercaban más al tinto sin serlo.

Ahora, "los nuevos rosados son vinos que confluyen con el gusto del público: ahora se buscan vinos más frescos, ligeros y con más fruta, con tonos florales y una acidez muy interesante, por eso los nuevos rosados son vinos más del gusto de la gente", detalla.

"Lo son siempre, pero sobre todo en estas fechas porque son ideales por su frescor. Además son muy versátiles porque permiten todo tipo de maridajes: pastas, arroces, carnes blancas, aves, cordero e incluso cerdo", concluyen desde Vinoselección. EFE

https://www.vinetur.com/2017062828713/la-moda-de-los-vinos-rosados-provenzales-se-instala-en-espana.html