Primeurs 2017: Château Haut-Brion el Primero, el Único, el Mejor

/ por Marta Morales


Sin duda, la semana grande de Bordeaux. No es la que más gente recibe, ni en la que se descorchan las grandes añadas, tampoco la que tiene mayor repercusión. Esta semana representa la más pura esencia de Bordeaux: el comercio y el "buen hacer" de los bodegueros.


Las buenas relaciones comerciales y las primeras clasificaciones cualitativas que los neerlandeses e ingleses implantaron en la zona durante el S. XVII, generaron una creciente y estable demanda del vino de Bordeaux. Esto hizo que a partir del S. XVIII los comerciantes se anticipasen a la salida al mercado de los vinos de los Châteaux para comprobar el estado del vino y, en ocasiones, para comprarlo y criarlo ellos mismos.

Será a partir de la década de 1970 cuando se establezca el sistema de primeurs tal y como lo conocemos hoy en día: los Negociants (compradores) negocian la compra de un cupo en primicia con los Courtier (intermediarios de los Châteaux).

Desde entonces, la venta anticipada (en primeur) se establece como práctica habitual y sentará las bases cualitativas de cada añada y el precio del vino de los Châteaux. La dinámica es bien sencilla, durante el periodo de guarda de los vinos, los Negociants se acercan a los Châteaux para negociar la compra de un determinado lote que los Courtier están autorizados a vender en primicia. Una vez que los Courtier (comisionistas sobre venta) "colocan" la primera partida, abren una segunda a mayor precio y así sucesivamente (normalmente hasta 3 ó 4 veces) con negociaciones muy volátiles en función de la cosecha y del interés mostrado por los Negociants. Un sistema en el que todos ganan: un Negociant avispado puede hacerse con un lote de un futurible excelente Bordeaux a muy buen precio y el Château recibe ingresos por adelantado antes siquiera de que el vino esté en el mercado.

Esta semana es un punto de encuentro entre Châteaux, Negociants y periodistas de todo el mundo, cuyo papel hoy en día es casi tan importante como el de los propios compradores. Desde que la cata en primeur del Baron Philippe de Rothschild en abril de 1982 fuese cubierta por la prensa, esta semana ha estado marcada por la presencia de prescriptores y periodistas internacionales, cuya opinión ha influido en las tendencias de compra y consumo.

Hemos estado en los "primeurs" en numerosas ocasiones de míticas añadas como las 2005 y 2009  o nefastas como 2007 o la 2013,  hasta esta más que aceptable 2017 de escasísima producción con unas mermas medias del 40% y hasta un 90% en Saint-Émilion. Nunca defrauda. Ya no son los vinos, siempre se aprende mucho de su «savoir-faire», su puesta en escena sigue siendo impecable y aunque los más prestigiosos Châteaux tenga más que vendido el vino, abren sus puertas y muestran su trabajo. Este sentir colectivo es digno de elogio.

El Primero

Este mítico Château fue el primer vino de Burdeos vendido con el nombre de la finca de la que provenía (ya en el siglo XVII). El primer "Grand Cru" que se exportó a EE.UU de la mano del enófilo y posteriormente bodeguero, entre otras,  Thomas Jefferson.

El Único

Con un viñedo Único que se eleva ligeramente sobre el entorno y con un suelo de una profunda capa de gravas superficiales, consigue generar una biota única. Incluso en años de heladas significativas logran uvas de una calidad Única.

El Mejor

Es sin lugar a dudas el mejor vino de la AOC Pessac-Léognan que nosotros hayamos probado. Considerado por numerosos críticos como el Mejor vino de Burdeos. Y eso es tanto como decir uno de los mejores vinos del mundo. A tanto no llegamos, ya que no los hemos probado todos, pero no lo descartamos ya que en nuestro afán está probarlos todos. Lo que sí podemos afirmar es que tanto en blancos como en tintos, los vinos de la cosecha del 2017 de Châteaux Haut-Brion son EXCELENTES. Y después de haber probado con calma su blanco, jamás volveremos a dudar de la calidad de los vinos blancos secos de Burdeos.

CHÂTEAU HAUT-BRION

Desde que el 10 de abril de 1663, Samuel Pepys escribiese en su diario que había probado en la Royal Oak Tavern de Londres  "...un tipo de vino francés, llamado Ho Bryan, con el sabor más bueno y particular que haya probado jamás.", Château Haut-Brion se ha convertido en un mito. Por ello es el único Premier Grand Cru Classé en Pessac-Léognan y, por ende, en la región de Graves, lo que le permite vender su vino blanco bajo el mismo nombre que el tinto. Curiosamente comenzamos la cata por los tintos para evitar que la acidez del vino blanco interfiera en la percepción tánica de éstos. 

Le Clarence de Haut-Brion (la segunda marca del Château) muestra un perfil  de sotobosque y mineral (petricor), con un fondo de montebajo y un tanino aún algo marcado. Mientras, el Château Haut-Brion exhibe todo su esplendor como uno de los grandes de Burdeos que es: Flor, fruta, sotobosque y montebajo se intercalan en una suerte de vino más largo y profundo de lo habitual. Según nos comentó Pascal Baratié (Jefe de viñedo), este 2017 es un vino atípico respecto a los últimos 20 años con una maduración precoz y días calurosos con noches frescas; resultando tintos más frescos y menos maduros que los del 2015 y 2016 pero con taninos más recios. Aunque la Merlot y Cabernet Sauvignon entraron con muy buena calidad, el Cabernet Franc se vendimió prematuramente (por miedo a la podredumbre gris) bajando su proporción en el coupage final.

En cuanto al Haut-Brion blanco, decir que esta añada ha sido excepcional. Sus apenas 3 ha. de Sauvignon Blanc (56%) y Semillón (44%) proporcionan uno de los mejores vinos blancos del mundo. Criado 8 meses en barricas de 220 litros de tueste medio de origen borgoñón y caucásico, con un tropical comedido ya empieza a desarrollar notas de mantequilla y azafrán. En boca se muestra fresco, poderoso y fragante, los 4,39 gr/l de ácido sulfúrico lo mantendrá vivo por años.

https://www.vinetur.com/2018051047080/primeurs-2017-chateau-haut-brion-el-primero-el-unico-el-mejor.html